curiosidadestitulo
 curiosidades-foto-01

FUNDACIÓN DE LA CAPELLANÍA DEL ROCÍO

TESTAMENTO DE BALTASAR TERCERO, siglo XVI.

Baltasar Tercero Ruiz, natural de Sevilla, y desde Lima (Perú) deja, a través de un testamento fechado el 11 de febrero de 1587, un importante legado de 2.500 pesos con el fin de fundar una Capellanía en la Ermita del Rocío para mantener el culto a la Imagen marismeña y los gastos necesarios para continuar la devoción a la Virgen. Nombra como patronos al Ayuntamiento de Almonte y al cura de la villa. Tras su muerte en 1594, recibe Almonte esa importante cantidad de dinero y comienza a ejercer como patrono de la Capellanía el Cabildo civil a partir de 1597 nombrando como primer capellán a Juan Pabón. El Ayuntamiento se hace cargo de todo lo concerniente al Rocío hasta entrado el siglo XX.

botonvolver
curiosidades-foto-02

PRIMER TRASLADO DOCUMENTADO DE LA VIRGEN

DEL ROCÍO A ALMONTE, AÑO 1607

Aunque se sospecha que pudieron producirse con anterioridad a lo largo del siglo XVI, lo cierto es que el primer Traslado de la Virgen del Rocío al pueblo de Almonte, a 15 km de la aldea, del que existen referencias escritas data de 1607, concretamente del 21 de abril, día en que el Ayuntamiento almonteño acuerda trasladar a la Imagen al pueblo por sequía. Tradición ésta que se ha ido conservando a través de los siglos con sus correspondientes variaciones en fechas y motivos hasta la actualidad, cada vez con más popularidad.

botonvolver

PROCLAMACIÓN DE PATRONAZGO DE LA VIRGEN DEL ROCÍO SOBRE

LA VILLA DE ALMONTE, 1653

Fue el 29 de junio de 1653 estando la Imagen en la parroquia de Almonte desde el mes de abril tras haber sido trasladada por una fuerte sequía, cuando se le proclama PATRONA DE ALMONTE y se hace VOTO de defender el Dogma de la Inmaculada Concepción para “siempre jamás”. Es a partir de entonces, a mediados del siglo XVII y desconociendo fechas concretas y exactas, cuando se le cambia el nombre a la Imagen, que pasa de las Rocinas a Rocío, y también la fecha de la fiesta en honor de la ya Patrona de Almonte, la cual se celebraba en el mes de septiembre, en el día en que la Iglesia conmemoraba el Dulce Nombre de María y no en Pentecostés como en la actualidad.

botonvolver
curiosidades-foto-03

CORONACIÓN CANÓNICA DE LA VIRGEN DEL ROCÍO, 1919

Este hecho histórico alcanzó su momento culminante sobre las once de la mañana de aquel 8 de junio de 1919, domingo de Pentecostés y fue cuando se produjo el acto de la Coronación Canónica de Ntra. Sra. del Rocío, cumpliéndose así los deseos de muchos rocieros de principios del siglo XX y fomentándose al mismo tiempo mucho más la devoción a la Virgen del Rocío más allá de nuestra comarca. Aquel domingo 8 de junio desde muy temprano fue conducida la Imagen almonteña hacia el Real del Rocío en donde se levantó para la ocasión un altar y en donde el Cardenal Arzobispo de Sevilla, Enrique Almaraz y Santos, habría de colocarle la Corona de oro valorada en más de 100.000 pesetas (600 euros) y en donde un año más tarde se levantaría un monumento para la eterna memoria y que podemos contemplar en la actualidad. La corona del Niño, valorada en 15.000 pesetas (90 euros), fue donada en su integridad por doña Juana Soldán, viuda de Cepeda.

botonvolver

VOTO DEL ROCÍO CHICO, AÑO 1813

Voto de acción de gracias que el pueblo de Almonte hizo en 1813 tras haberse librado de un duro castigo de las tropas francesas como represalia ante la muerte de un oficial francés de manos de los almonteños cuyos acontecimientos tuvieron lugar entre los días 18 y 19 de agosto de 1810. El acta del Voto tiene fecha de 16 de agosto de 1813, año desde el que se viene celebrando esta otra manifestación que, de carácter más local, el pueblo almonteño dedica a la Virgen del Rocío. El pueblo de Almonte fue salvado de la esperada masacre y atribuyó su salvación a la Virgen del Rocío. Dicho Voto formal lo hicieron los Cabildos secular y eclesiástico de Almonte y la Hermandad Matriz expresando así su agradecimiento en las mismas fechas fijas cada año originándose de esta forma lo que se conoce como Rocío Chico, en contraposición al Rocío Grande, que se celebra por Pentecostés.

botonvolver

ÚNICO ROCÍO CHICO CELEBRADO EN ALMONTE, 1963.

En Junio de 1963 se traslada la Imagen de Ntra. Sra. del Rocío a Almonte para proceder al derribo de la antigua Ermita en julio del mismo año con motivo de la construcción del nuevo Santuario. En Agosto, y de forma excepcional, se celebra el Rocío Chico en el pueblo “por primera y única vez en la Parroquia de la Asunción de esta Villa, por hallarse la Santísima Virgen en Almonte, con motivo de la edificación de su nuevo Santuario”. Así aparece en el programa de cultos difundido para el mencionado evento.

botonvolver

PRIMERA ROMERÍA CON ELECTRICIDAD.

La Romería del Rocío de 1965 fue la primera que se vivió con fluido eléctrico en la aldea y fueron 33 las Hermandades Filiales entonces y algo más de 100.000 los rocieros en general que gozaron por primera vez de energía eléctrica, pública y privada, sin restricciones. Y, como anécdota, no se celebró en el actual Santuario, ya que se encontraba en construcción desde el 63 hasta el 69, sino en una pequeña Capilla provisional construida en la esquina que da al Real del Rocío, en donde se veneraba la Virgen.

botonvolver

EL PASO DE LA VIRGEN TENÍA 8 VARALES.

Las andas de Ntra. Sra. del Rocío, que datan de principios del siglo XIX, se modifican en 1934 incorporándose la peana de plata, donada por Ignacio de Cepeda y Soldán, y el número de varales se reduce de 8 a 6, como tiene en la actualidad.

botonvolver

LA VIRGEN DEL ROCÍO NO SIEMPRE HA SALIDO AL AMANECER.

Desde principios del siglo XX, la Imagen era sacada a hombros por los almonteños en torno a las doce del mediodía del Lunes de Pentecostés, tras terminar la Función Solemne. Esta hora ha ido adelantándose gradualmente llegando en los sesenta a salir en procesión entre las ocho y las nueve de la mañana, después de las misas de las Hermandades Filiales y siempre poco antes de la hora prevista recogida en los programas de cultos (a las diez de la mañana) de toda la década de los sesenta. A partir del programa de la Romería de 1972, ya no se especifica la hora de la Salve y posterior salida de la Virgen, que ha continuado adelantándose llegando a coincidir sólo durante un período de tiempo de la segunda mitad del siglo XX con el amanecer (creencia errónea la de considerar que siempre ha sido así), para llegar a la actualidad a una hora incierta, que viene oscilando entre las tres y tres y media de la madrugada.

botonvolver

JUNIO, EL MES ROCIERO MÁS HISTÓRICO.

Si el mes de mayo, y en ocasiones el de junio por la fecha variable de la celebración de la Romería de Pentecostés, junto con el de agosto, por la celebración del Rocío Chico, son los meses del año más intensos y emotivos para los devotos rocieros, lo cierto es que el más histórico ha sido junio, mes en el que se han producido acontecimientos de capital importancia: la Virgen del Rocío, Patrona de Almonte, el 29 de junio de 1653; la Coronación canónica, el 8 de junio de 1919; Traslado de la Virgen a Almonte para derribar la anterior Ermita, 16 de junio 1963; visita de S.S. el Papa Juan Pablo II a la aldea, 14 de junio de 1993; salida extraordinaria de la Virgen del Rocío por la aldea el 29 de junio de 2003 porque se cumplían 350 años de haberse proclamado Patrona de Almonte; e inauguración y bendición del Retablo de la Virgen del Rocío ya completamente acabado, el 29 de junio de 2006.

botonvolver

LA PROCESIÓN MÁS LARGA DE LA VIRGEN DEL ROCÍO.

La procesión más larga de forma ininterrumpida a hombros de los almonteños tanto en espacio (recorrido de quince kilómetros) como en tiempo corresponde a su vuelta a la aldea en los Traslados que se vienen produciendo últimamente con algo más de veinticuatro horas de duración, poco más de un día entero en el que los almonteños llevan las andas de su Patrona vestida de Pastora sobre sus hombros. Así, de 16 horas en el Traslado de vuelta de 1964, 20 horas en el del 71, 21 en el del 78, se ha llegado a las 24 horas de procesión en los cuatro últimos Traslados de la Virgen desde Almonte hasta la aldea: años 85, 92, 99 y 2006.

botonvolver

ROMERÍA DE 1919: LA VIRGEN SALIÓ DOS VECES.

El año 1919 fue el único de la historia en que la Imagen salió dos veces de su Ermita en plena Romería y con tan sólo veinticuatro horas transcurridas. La primera, el domingo 8 de junio, domingo del Rocío, para ser Coronada canónicamente en el centro del Real, en donde se levantó desde entonces un monumento para la memoria; la segunda, durante el lunes de Pentecostés, en su tradicional procesión de media mañana.

botonvolver

DE 1335 DATA LA PRIMERA REFERENCIA ESCRITA DE LA EXISTENCIA DE LA ERMITA

de Santa María de las Rocinas (hoy Rocío). En aquel año se reunieron autoridades de Sevilla y Niebla para el deslinde del término de ambas jurisdicciones en un bodegón cercano a la mencionada Ermita (Bodegón del Freyle) y la citaron en el documento.

– Construcción de la Carretera Almonte- El Rocío, inaugurada y abierta al público en marzo de 1958.

– Declaración de la Romería del Rocío “Fiesta de Interés Turístico Nacional”, año 1965.

– Declaración del Santuario y su entorno como “Paraje Pintoresco”, año 1973.

– Visita de SSMM los Reyes de España al Rocío para la clausura de los Congresos Mariano y Mariológico en 1992.

– Visita de SS el Papa Juan Pablo II al Rocío el 14 de junio de 1993.

– Visita de SSAA los Príncipes de Asturias Don Felipe y Doña Leticia a Almonte, donde se encontraba la Virgen del Rocío, febrero de 2006.

– Declaración del Santuario y aldea de El Rocío como Bien de Interés Cultural con la Categoría de Sitio Histórico, año 2006.

– Bendición e inauguración del Retablo de la Virgen completamente finalizado tras algo más de 25 años de construcción, 29 de junio de 2006.

botonvolver
UNA INCÓGNITA EN EL CONTENIDO DE LA PRIMERA PIEDRA DEL ACTUAL SANTUARIO.¿Qué contiene la primera piedra fundacional del actual santuario?

Fue a las cinco de la tarde del domingo 26 de enero de 1964 cuando comenzó el acto de bendición y colocación de la primera piedra del santuario de Ntra. Sra. del Rocío que podemos contemplar en la actualidad, inaugurado cinco años más tarde, en abril de 1969.

Gracias al excelente y acertado trabajo publicado en 1995 por el que fuera entonces Presidente de la Hermandad Matriz, D. Antonio Millán Pérez, titulado Memorias de la construcción del nuevo Santuario del Rocío 1963-1969, podemos conocer de forma detallada todo lo que ocurrió en torno a esta magna obra que sin duda marcó una nueva época en la devoción rociera, y al mismo tiempo podemos acceder a documentos que normalmente no están al alcance del común.

En el citado libro, el autor incluye, entre otros documentos significativos, el Acta de la bendición y de la colocación de la primera piedra, no a través de una transcripción literal del mismo que de alguna manera pudiera haber sembrado alguna duda o generado algún error involuntario, sino a través de una reproducción facsimilar del documento, el cual va a servir de base para el presente capítulo y asimismo va a generar una incógnita sobre el contenido de esa caja de plomo introducida en el hueco de aquella piedra.

El Acta, conservada en los archivos de la Hermandad Matriz de Almonte, da fe de todo lo que aconteció aquella tarde: referencia al lugar, la fecha, la hora, las personalidades asistentes al acto, la bendición y la colocación de la piedra en los cimientos justo donde ha estado siempre y está la Imagen de la Virgen del Rocío y el discurso que dirige el Sr. Obispo de Huelva, Dr. Cantero Cuadrado, a la multitud allí congregada.

También describe con todo detalle el tamaño de ese bloque de piedra (80 cms de larga, 60 de ancha y 40 de alta) y el contenido de la caja de plomo que va depositada en el hueco del mismo. Reproducimos literalmente la relación de los objetos y los documentos insertados que constan en el Acta:

“una medalla de oro y otra de plata de la Santísima Virgen del Rocío, y una medalla de hermano de la Hermandad Matriz; monedas de curso legal y usual de cincuenta, veinticinco, cinco, dos cincuenta y una pesetas; un ejemplar de los periódicos del día ABC y el Correo de Andalucía de Sevilla y Odiel de Huelva; para especial y expreso testimonio introdújose también un breve documento que da fé de esta ceremonia, escrito en pergamino y firmado en este mismo acto y a presencia de mí el secretario, en primer lugar por el Excmo. y Rvm. Sr. Obispo oficiante y seguidamente por…

… y a continuación un gran número de personalidades.

Hay otra Acta, conservada ésta en el Archivo Municipal de Almonte, con fecha 22 de enero de 1964, cuatro días antes del acto, en la que en Sesión Extraordinaria se reúnen en la Casa Capitular la Corporación Municipal juntamente con el Clero y la Junta de Gobierno de la Hermandad Matriz para acordar lo conveniente al comienzo de la obra del Santuario.

Aquel día, se adoptaron cuatro acuerdos:

——-.-1º, que se invitara al Sr. Obispo de la Diócesis de Huelva para oficiar el acto;

——-.-2º, que se invitara asimismo a otras personalidades;

——-.-3º que el acto se celebrara el “día veinte y seis del actual a las cinco de la tarde y que se contribuya a los gastos como es costumbre tradicional, juntamente con la Hermandad Matriz”; y

——-.-4º, “Que se libre copia literal de este acuerdo para ser incluida en la primera piedra fundacional.

Es el acuerdo número cuatro el que no encaja en este asunto y el que nos hace preguntar por qué no aparece la copia de esta acta en la relación del contenido de la piedra junto con los demás documentos y objetos.

No se puede pensar en alguna desavenencia o disconformidad entre las instituciones, puesto que aquellos acuerdos fueron tomados conjuntamente y en ellos estaban presentes las tres partes implicadas: Ayuntamiento, Clero y Hermandad Matriz.

No obstante, ¿dónde está la copia literal de esa acta del Cabildo almonteño?, ¿se hizo copia?, ¿se incluyó o no en la caja?.

Cabe pensar dos posibilidades: una, que esté incluida en la piedra pero no en la lista reflejada en el acta y por tanto podríamos entender que habría habido un pequeño error o descuido involuntario a la hora de su redacción; dos, que no esté dentro y por tanto podríamos pensar en otro posible olvido a la hora de hacer la correspondiente copia y la gestión oportuna para que fuera incluida, o si se hizo la copia, no llegó a su destino.

Todo es comprensible si tenemos en cuenta el poco espacio de tiempo transcurrido entre el 22, día en que se toman los acuerdos, y el 26, día en que habría de celebrarse el acto, para organizar los laboriosos preparativos que sin duda requirió aquel tan significativo y memorable acto.

En cualquiera de los dos casos, la incógnita seguirá entre nosotros y tendrán que pasar muchas generaciones para que pueda ser satisfactoria y certeramente resuelta. Con la presente deducción hemos pretendido únicamente poner de manifiesto y resaltar una simple anécdota, una incógnita surgida tras cotejar dos documentos escritos oficiales relacionados con aquel solemne acto de colocación de la primera piedra en los cimientos que soportan toda una gran devoción multisecular hacia la Virgen del Rocío, Patrona de Almonte.

La base documental de este curioso hecho la han constituido fuentes primarias, oficiales y escritas, que son las que perduran con mayor fiabilidad en el tiempo. En el Archivo Municipal de Almonte no hemos encontrado indicio alguno de que se realizara la copia, ni de que se enviara a su destino, lo cual no significa tampoco que no se llevara a cabo, simplemente no consta ninguna prueba al respecto.

No obstante, y en nuestro intento por resolver este pequeño misterio tras habernos puesto en contacto con varias personas implicadas directamente en el tema y que afortunadamente viven aún, lamentamos no haberlo logrado.

Aun habiendo conseguido algunas informaciones orales, una de ellas facilitada por el mismo Presidente de la Matriz entonces, D. Antonio Millán Pérez, mucho nos tememos que hemos de continuar con el mismo enigma, el cual quedará también sepultado, quizá, en la misma piedra en la que se introdujeron los demás objetos aquella tarde de 1964.

botonvolver